Testigo Social

Queremos ser testigo social de procesos como licitaciones e iniciativas públicas, así como de desarrollos e inversiones privadas que puedan ser cuestionables o polémicas por factores diversos como el hecho de que su realización implique un excesivo gasto de recursos públicos, porque su realización no sea justificable, necesaria o de interés público; porque se pueda generar un impacto social negativo, o porque existan dudas en cuanto el cumplimiento de las leyes.

 

La inclusión de la figura del testigo social, por ley, en algunos procesos gubernamentales, y voluntaria, entre las empresas, dota a éstos de un sello de garantía ciudadana y los aleja de infundadas suspicacias.