Promoción de la Transparencia

Queremos acercar a los ciudadanos a la institución de la Transparencia, socializar un derecho que hasta ahora les parece ajeno, y casi siempre inútil, por la serie de obstáculos que los sujetos obligados con frecuencia anteponen.

Deseamos fomentar la cultura de la rendición de cuentas, que el ciudadano conozca y ejerza su poder a través del ejercicio del acceso a la información, y de esa forma, pueda controlar las acciones públicas, evitar que se gasten recursos del erario de manera dispendiosa y discrecional, y cuando así sea, denunciar a quienes lo hacen.

El ciudadano debe ser corresponsable de la función pública; entre mayor información posea, mayor será su capacidad de actuación. Se requiere pasar de la lamentación pública a la acción legal. Si bien es cierto que los servidores públicos y todo sujeto obligado están permanentemente ante el escrutinio público, también lo es, que el círculo lo cierra el ciudadano, es él quien tiene la última decisión.