Auditoría Ciudadana

Nuestro objetivo es continuar con el monitoreo y la vigilancia ciudadana del quehacer público, y en esta tarea pretendemos sumar a más personas, capaces de ser observadores de lo que les atañe directa y cotidianamente, como saber si las modificaciones a los programas de desarrollo urbano garantizan realmente un crecimiento ordenado y sustentable; o si los recursos destinados a becas escolares se entregaron puntualmente y completos, si se realizaron las obras anunciadas y su ejecución fue la correcta, si existen asignaciones para el mantenimiento de los parques en las colonias; o incluso temas tan simples como si el edifico que se construirá al otro lado de la banqueta cuenta con los permisos necesarios y se apega al reglamento correspondiente.

 

El ciudadano debe reconocerse y asumirse como el principal auditor de las obras y acciones del gobierno, y para ello debe saber que existen mecanismos legales y procedimientos de participación, siendo la Transparencia y el acceso a la información uno de éstos.

 

Someter el quehacer gubernamental a la lupa ciudadana debe reportarle un beneficio a la sociedad, como la posibilidad de reencauzar presupuestos para obras y mejoras que realmente necesiten las comunidades; al final, ese debe ser uno de los fines de la auditoría social.